viernes, 3 de abril de 2015

Agradecer.

Hoy quiero agradecer que, de entre tantas cosas maravillosas que la vida tiene, las personas con las que la compartes son la mejor parte. Y sí, el prójimo puede ser la parte más difícil de lidiar, pero a la vez la que hace que todo valga la pena.
Mientras unos nos hieren, otros nos cuidan. Unos nos ayudan, otros lo empeoran todo; unos nos decepcionan, otros nos asombran, unos nos abandonan y otros nos acompañan. La familia, los amigos y las parejas, algunos tenemos las tres cosas, otros sienten que no tienen ninguna.

No es fácil adaptarse, por mi parte, cuando más necesito, no hay nadie, de quienes más espero no obtengo nada y de quienes no espero lo obtengo todo. Al final, sin importar cuantas decepciones me haya llevado, me descubro entregando todo de mí y en el fondo sabiendo que no siempre obtendré algo a cambio.
Entiendo que la más hermosa forma en la que el amor de Dios se puede manifestar es en la forma de una persona en el momento en que más lo necesitas. Un familiar puede ser tu amigo, tu amigo puede volverse tu familia y tu pareja puede volverse tu amigo y familia, pero siempre son un regalo.

Algunos tienen muchos y ninguno les quiere de verdad, algunos tienen pocos pero son los verdaderos, algunos sufrimos porque nos topamos con los equivocados una y otra vez... Algunos se van, otros aparecen de la nada, algunos están siempre y no te entienden mucho, otros te entienden bien pero están muy lejos, infinidad de posibilidades, pero si tienes al menos una persona que amar, entonces vivir vale la pena.


Hoy quiero agradecerte por ellos, porque son maravillosos, son pocos, aparecieron de las maneras más inesperadas y en los momentos en que estaba segura de que estaba sola, y los amo así, porque si no cuento con uno, seguro cuento con otro, pero tú, Señor, nunca dejas de bendecirme. De una manera un otra, siempre es bueno tener por quién agradecerte, tener a quién querer.

"El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejos del amigo alegran el alma." Proverbios 27:9
"Éste es mi mandamiento: Que se amen unos a otros, como yo los he amado. Nadie tiene mayor amor que éste, que es el poner su vida por sus amigos.Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; yo los he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, se las he dado a conocer a ustedes." Juan 15:12-15

9 comentarios:

  1. Nunca mejor dicho ♥ Felicidades por esas personas que forman parte de tu círculo más especial. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Holaaaa!
    Muy buena entrada ^^
    Ya te sigo y formo parte de la iniciativa Seamos Seguidores.
    Bonito blog, aquí te dejo el mío. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Preciosa entrada. Tienes tanta razón en lo que dices, Algunas veces deseamos entregar todo de nosotros porque así somos a pesar de que sabemos no recibiremos nada a cambio. Pero esa es la cuestión, cuando entregamos algo no debemos esperar recibir lo mismo porque sino vivirás en una amargura completa.

    Abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias :) ...Definitivamente lo has explicado y entendido muy bien, Abrazos a ti también!

      Eliminar
  4. ¡Hola Daniela! Soy Marina, de Historias del atardecer. Te han nominado para que escribas la siguiente parte de Fulgur para el jueves que viene. Espero tu respuesta =)
    Aquí tienes los capítulos anteriores por si no los has leído aún. ¡Besos!
    http://www.wattpad.com/myworks/31226879-fulgur-el-poder-de-la-luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina, gracias por avisarme, estoy emocionada por continuarla, ya la leí y la llevo al día, tan pronto como suba mi parte, te avisaré. Besos :D

      Eliminar

No te vayas sin comentar :)