jueves, 17 de abril de 2014

Como Bolsas de Plástico

Un dibujo más, más más...

Le he encontrado sentido a la vida al sumergir los pies en el agua fresca a las cuatro de la madrugada, cualquier día de abril. Si me preguntan ¿qué sentido tiene este escrito? ¡Ninguno! ¡Cualquiera!… Al igual que el arte de vivir, un día vas al norte, parpadeas y te encuentras en el más recóndito lugar del sur.
Recordé, al ver el agua, aquella canción que decía “¿Alguna vez te has sentido como una bolsa de plástico, flotando con el viento, esperando empezar otra vez?” Entonces pensé: “¿Qué hago aquí?”. Miré a mi alrededor, no estaba sola, estaba con mis amigos, todos con las piernas en el agua, hablando de la vida, como cuatro bolsas de plástico que alguna fuerza ajena hizo encontrar en algún lugar, solo que, mientras unos subían, otros bajábamos, unos íbamos en línea recta, otros en espiral, y así…
El punto es que estábamos allí, compartiendo aquel momento, tan diferentes los unos de los otros, pero reflexionando sobre lo mismo y encontrando el mismo gusto en sumergir los pies con suavidad en la frescura, la transparencia, quietud y tranquilidad del agua. 

Y allí llegó a mí, aquel pensamiento: No es el viento, no es ninguna fuerza externa, son ellos, las personas que me rodean, aquellas con las que choco de cuando en vez , las que cambian de golpe el rumbo de mi vida y le dan “sentido”. Después de todo, la vida no se trata de “A dónde vas” sino de “Con quién vas”. Los que se han ido, los que han llegado, los que han permanecido, para bien o para mal, les agradezco. Les agradezco porque chocar con ellos le ha dado el rumbo a esta bolsa de plástico y mientras siga elevada y a la deriva, sabré que sigo con vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te vayas sin comentar :)