jueves, 6 de marzo de 2014

Fiesta Con La Muerte

Ando trabajando en mil cosas al tiempo, no sé cómo he sobrevivido u.u, se vienen las semanas de exámenes y muy seguramente me ausentaré un rato. Aquí dejo la continuación de la historia (que ya casi acaba) y solo me pasaré por aquí en unos días para hacer un par de anuncio y es que estoy emocionada por contarles de todo lo que ando planeando *_* ... ¿Qué haría yo sin mi Dbook♥? No, no es por cursi pero de verdad, este espacio me alegra la vida... Un beso :)

Parte 5: Al descubierto.

-¡Míreme, señor!... Ethan era un chico, deportista… Pesaba al menos tres veces lo que yo… ¿Cómo iba yo a lanzarlo por un balcón? ¡Es una estupidez!- Goldman debía admitir que la chica tenía un punto, pero él era especialista en atar cabos, todo era una posibilidad.

 -Eso es lo de menos señorita Geller, inspeccionamos el lugar, todo su curso estuvo en esta estación. Sabemos lo que sucede en estas fiestas, alcohol, cigarros, drogas. Incautamos no solo bebidas alicoradas sino también cigarros de marihuana… ¿Quiere saber más?-
-No, no sé de qué habla… No me interesa y además ¿Eso qué tiene que ver conmigo?- Tara estaba confundida, tal vez no tanto como aparentaba estarlo, pero lo estaba.
-El estado de la mayoría de sus amigos al llegar aquí era deplorable, usted los vio. El joven Ethan Black probablemente, al igual que muchos, a esas alturas de la fiesta ya se encontraba ebrio y mareado. Un blanco fácil incluso para un niño de nueve años… Con más razón aún para una novia  muy enojada a la cual varios vieron discutiendo minutos antes de que…- El tono del hombre pasó de ser insinuante a directamente acusador.
-¿Qué está usted queriendo decir?- El hombre gordo y de reluciente calva al lado de Tara no dejaba de interrumpir -No le permito que a mi hija…-
-Señor Geller- Interrumpió Goldman evidentemente irritado -Usted está aquí supervisando todo, la niña accedió a declarar y ayudarnos, ahora por favor si me permite hablar con ella…-
-Papá, está bien…- La joven puso la mano sobre la de su padre tranquilizándolo. El pintoresco padre de Tara era un viejo abogado que sabía muy bien el procedimiento y no permitiría que su hija se viera envuelta en ningún problema. Toda una piedra en el zapato de Goldman, lo estaba desesperando. Debía guardar compostura para llegar al final de todo ese asunto.
-Lo que quiero decir, Tara, es que fuiste la última que estuvo con Ethan, es muy importante-
-Usted está equivocado. Es cierto, discutimos, pero yo no fui la última persona que estuvo con él… Él estuvo con alguien más-

-Vamos Ethan… Contesta-Pensó en voz alta, Tara marcaba una y otra vez el número de Ethan. Estaba con sus amigos en un semicírculo comentando la ingeniosa decoración. Todos ya se habían percatado de que algo marchaba mal, así que después de varias llamadas perdidas, su falsa sonrisa no pudo cubrir más lo alterada que estaba. Optó por excusarse, ir a un rincón y seguir llamándolo.

-Tranquilízate Tara, no puedes sudar el maquillaje profesional- Hilary era ese tipo de amiga, que más que una amiga, parecía la secretaria personal de Tara. Era fiel y la seguía a todas partes, siempre cuidaba de ella usando ese tono de asistente, representante y asesora de imagen, como si trabajara para una celebridad. Hilary era indispensable para Tara, habían estado juntas desde la escuela primaria, ella la conocía mejor que nadie y por eso sabía muy bien que Tara estaba pensando en aquellos mensajes de texto que había visto el otro día en el teléfono de Ethan.
-No es posible Hil, ¿Puedes creerlo? Ya ha pasado una hora y no aparece- caminaba en círculos ahora, estaba frenética -Juro que si lo veo,  yo…-
-Respira- Ordenó Sam indicando una profunda inhalación seguida de una lenta y pronunciada exhalación. Tara ni siquiera advirtió los intentos de sus dos amigas por tranquilizarla, tenía un mar de ideas en la cabeza y no era para menos. 
Hacía dos semanas había insistido en llevar a Ethan de compras para el baile, se acababan de enterar que algunos amigos habían conseguido el salón de la Casa Montecarlo para esa noche y ella fue muy enfática en que debía lucir despampanante. Era su tienda varonil favorita en todo el centro comercial y estaba sentada leyendo una revista mientras él se medía los pantalones que ella le había escogido. Mientras leía, el teléfono móvil de Ethan, que había dejado sobre el sillón, sonó con insistencia. Tara lo tomó y revisó, un mensaje de Mike, “estos chicos sí que son grotescos al hablar” pensó sonriendo. Siguió dando un vistazo rápido a la bandeja de mensajes y entonces lo vio. “Espero tener algo de tiempo a solas contigo esa noche, corazón” Un mensaje texto de alguna chica cuyo nombre no estaba registrado. Su madre siempre le decía que debía pensar y actuar con cabeza fría, así que Tara hizo de cuenta que nada había sucedido frente a su novio, todo para no levantar sospechas en él y poder vigilarlo constantemente, quería averiguar qué sucedía por sí misma para no dejar lugar a dudas ni malos entendidos. Los días posteriores a aquel suceso fueron de un intensivo seguimiento policiaco por parte de ella y sus amigas a Ethan. Aun así, no hubo mayor resultado, las chicas le dijeron que alucinaba, el joven no solo era apuesto, estaba limpio, todo un príncipe. Tara no estaba muy convencida, estaba segura de que algo andaba mal.
-Digas lo que digas, estoy segura de que está con otra. Con la chica del mensaje de texto- Se rascaba la cabeza. Se dividieron, Hilary y Sam buscaron en el amplio jardín y Tara buscó en el salón contiguo, todo para reunirse sin obtener resultados.
-Tal vez  fue a llevar a su hermano a casa, después de esa discusión quizá lo creyó conveniente...- Sam intentaba dar esperanzas.
-No seas tonta, el pequeño Black está allá al fondo bailando muy a gusto con esa pelirroja- Hilary señaló en la multitud.
-Es todo, se acabó, ¡Iré al segundo piso!- Exclamó Tara. Había estado temerosa de afrontar lo que allá se encontraría. Ya lo había aceptado, si Ethan se estaba viendo con otra chica y se había escabullido para verla, de seguro estarían en el segundo piso -Ustedes quédense aquí por si aparece- Y antes de que sus amigas le pudieran preguntar si estaba segura de lo que hacía, Tara ya estaba subiendo las escaleras.
Caminaba por el pasillo como alma que lleva el diablo, un chico y dos chicas salieron de una puerta a su derecha entre carcajadas haciéndola saltar a un lado, “¡Perras!” pensó y se encargó de comunicarlo con la mirada mientras seguía caminando, entonces algo chocó con su hombro izquierdo y la hizo detenerse bruscamente. Otra persona con una de esas ridículas túnicas negras y una máscara azul, “¡Carajo, Tara!¡Concéntrate!” se regañó a sí misma y continuó su rumbo. Alzó la sábana de arañas y estuvo pronto en el otro pasillo.
Abrió la puerta de la izquierda, un cuarto pequeño, sucio y vacío. Respiró hondo para la siguiente, la primera puerta a la derecha, confiada en que entraría a cualquier habitación sin tener que anunciarse, Sam era del comité organizador y ya le había advertido que el único defecto en el ingenioso plan “pasillo secreto” era que ninguno de los seguros de las viejas puertas servía. Abrió la siguiente puerta… -¡Oye!- Un chico gritó y Tara cerró los ojos azotando la puerta como si el chillido le hubiera pegado en la cara -Yulieth, ¿Con esa boca besas a tu madre?... Zorra- Dijo en voz baja y continuó, la joven que se encontraba meticulosamente de rodillas en aquel cuarto no le importaba, después de todo, aquel chico no era Ethan.
Tara abrió la segunda puerta a la izquierda, la chica de frente la miró casi tan pálida como el azul de su vestido, entonces el chico volteó, apenas hizo contacto visual con él, azotó la puerta con aún más fuerza que la anterior -¡Maldito imbécil!- se cubrió el rostro con la mano y corrió.
-¡Tara, espera!- gritó Ethan a través del pasillo tropezando con todo, logró alcanzarla justo antes de bajar las escaleras y la tomó del brazo –Mi amor, puedo explicarlo-
-¿Qué explicarás? ¿Tu cara cayó accidentalmente sobre las tetas de…? -Tara secó sus lágrimas, ya había lucido como tonta por mucho -…¿De Mayra? ¡Por Dios, Ethan! Esa niñita es la novia de tu amigo y la chica que acaba de traicionar a tu hermano, no sé quién de los dos me da más asco- Intentó soltarse, la rabia salía en chispas de su rostro, Ethan no quiso soltarla entonces zafó con fuerza su brazo, estaba más que asqueada, no quería que la tocara -¡Suéltame! Eres un maldito hijo de puta. No te quiero volver a ver en la vida- 

-Fue entonces cuando Aaron y esa chica pelirroja pasaron por nuestro lado y fueron también al pasillo, yo le dije un par de groserías a Ethan y me alejé- Tara intentaba no ser muy explícita en su lenguaje, su padre estaba allí -Bajé y me encontré con las chicas, salimos al jardín y allí estuve el resto de la noche-

-¿Qué chicas?- Goldman estaba realmente inconforme con la entrevista, aunque había sacado a la luz detalles muy importantes.
-Hilary y Sam. Yo solo estaba allí llorando mientras ellas me hablaban en una de las bancas del jardín, estuvimos allí por un rato, media hora, una hora, no lo sé… Yo fui quien bajó del segundo piso primero, cuando todos estaban aún con él allá arriba… Entonces sonó ese horrible golpe, las chicas gritaban, fue tan…-Tartamudeó -Esa perra, estoy segura que ella fue quien…-
-¡Tara! Tu vocabulario, jovencita- Su padre le abrió los ojos con molestia.
-Lo siento, papi- Tara agachó la cabeza y lloró. Goldman les agradeció y los dejó salir con el ceño fruncido, todo se estaba complicando.

4 comentarios:

  1. Hola guapa! acabo de ver el comentario que nos has dejado en nuestro blog del capitulo 21 de nuestra historia, realmente muchisimas gracias porque nos alegra mil que te guste. Ya te hemos comentado allí. Por otro lado pasaba a decirte que ya acabamos de publicar un nuevo capitulo! pasate cuando quieras, un besito :)

    ResponderEliminar
  2. Estimada blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ResponderEliminar
  3. Por culpa de mi labor de campo para la entrevista me he enamorado de esta historia... (¬¬ mucho odio) T_T como sigueeeeeeeeeee jajaja. Te he nominado al Liebster Awards, espero que participes y que disfrutes realizándolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes que yo también me he demorado y he estado ausente del blog :), pero ya recibí la entrevista. Mil gracias por pasarte, me alegra que te gustara, no me hallo en la felicidad por lo del concurso*-* ... Besos!

      Eliminar

No te vayas sin comentar :)