lunes, 22 de octubre de 2012

El Blog Del Día


Les traigo una pequeña reflexión literaria, con miras a mostrarles un poco de mi pensamiento, más allá de mis textos o mis gustos, pienso recomendarles el texto aquí reseñado como una cuestión cultural importante en la vida de todo joven escritor-lector. Buen Día :)

José Saramago “Nuestro libro de cada día” Pregón de la feria del libro en Granada. Editora y distribuidora El Olivo S.L.
El texto inicia criticando severamente la afirmación de que los libros son caros. Acepta que es posible que lo sean pero no en proporción a lo que las demás cosas de la vida cotidiana, en las que las personas gastan dinero.
Expone la idea de que la lectura no es una obligación y las personas no deben buscar excusas para explicar que no leen pues el deseo de hacerlo debe ser espontaneo, “La lectura es una devoción, es una pasión, es un amor” afirma.
Para este propósito señala a la lectura como una actividad que no debe ser completamente solitaria, en cambio debe ser dinámica, con discusiones y reuniones sobre libros leídos e incluso “una plataforma de comunicación entre el yo y el otro”.
Saramago define el libro como “un lugar donde vamos a encontrar sobre todo una sensibilidad” diferente para cada lector, una fuente de nuevas experiencias a cada vistazo, que requiere ser conocido así como “la lectura requiere ser vivida” y que se debe siempre empezar por despertar el amor por la lectura, no imponerla.

Asegura que al final el libro no puede ceder ante el comercio las cifras o reglas del marketing, lo cual encuentro particularmente interesante y acertado, están de moda los zombies, escribamos sobre zombies, están de moda los vampiros, escribamos sobre vampiros. Poco a poco nuestra librería se convierte en una exhibición de enredos de una misma historia que se repite una y otra vez, se vuelve decepcionante y termina por alejarte de las páginas.

Critica la lectura en la pantalla de un ordenador “es, a mi juicio, como hacer el amor sin nadie con uno” y resalta el valor y personalidad del libro como objeto. Esto último es a mi parecer, inicialmente cierto, pero debo confrontarlo con mi experiencia en particular, en la cual navegando de blog en blog me he adentrado en un mundo de novedad, innovación, nuevos escritores que plasman, al no poder publicar un libro, en la pantalla, mundos vírgenes que esperan a ser explorados y de añadir, ¡vale la pena el esfuerzo!, pues es un verdadero trabajo leer en una pantalla, pero más trabajo da leer cantidad de libros improductivos que dejan un enorme vacío en nuestro espíritu lector y se muestran con propaganda en una repisa cual trono o altar.

Afirma con rigor el autor, la total falsedad de la idea de que “una imagen vale más que mil palabras” y como la televisión, lejos de ayudar, vende falsas ideas y manipula a sus usuarios. ¿Que pienso al respecto? ¡Es cierto! Es comprobado el poder infinito de la palabra, que logra mas allá de comunicar, volar, nadar, viajar, transformar, describir en tercera dimensión –cosa que una imagen no puede-, y logra derrumbar todos los muros culturales que se le a traviesen.

Y por último, Saramago culmina insistiendo en rectificar la labor de las escuelas y las campañas de lectura y propone la idea de “El Libro Del Día”, un libro diario al azar con un mayor descuento en las librerías, que atrae a los lectores, les resulta ahorrativo y además ayuda a los libreros a vender más, como forma de encaminar a conocer más libros.

Lo encuentro innovador, a pesar de ser algo de hace muchos años y prometo sugerirlo a mi librero, sería infinitamente conveniente.

Yo propongo, “El Blog Del Día”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te vayas sin comentar :)