miércoles, 4 de abril de 2012

Una Más De Vampiros Y Esas Cosas...





Ella dormía tranquilamente, mientras abrazaba su suave y delicada almohada de plumas
Quien la viera cual princesa, se deleitara con solo verla dormir
Todo una obra de arte
Pero un estruendo proveniente de abajo la despertó bruscamente
Bajó de la cama a pasos lentos y nerviosos, escuchó gritos, los gritos de su madre
Eran indescriptibles, pasos acelerados y golpes se mezclaron
Los gritos poco a poco se callaron
Sujetó con fuerza su oso de peluche, era casi una niña
Se detuvo titubeante frente a las escaleras, no sabía si debía bajarlas, no sabía con que se encontraría
Después de bajar entre amagos tres escalones, a su izquierda pudo verlo
Su padre y su madre tendidos en el suelo sobre un lago de sangre
Sus grandes y fornidos hermanos mayores, ambos tirados flácidamente
Con sus entrañas a la vista, cubiertos de rojo, casi irreconocibles
Poco discernía de la circunstancia, era joven, era la princesa de papá
La pupila de sus sobreprotectores hermanos
Ella nunca había conocido el peligro, no entendía que estaba sucediendo
Una terrorífica escena para la cual nadie nunca la dispuso, nadie la preparó…

Bajó apresuradamente las escaleras
Sus calcetines blancos se mancharon del rojizo líquido que dominaba la habitación
No sabía qué hacer, qué decir, qué pensar
Escuchó un extraño ruido a sus espaldas, volteó dudosa
Y allí estaba, de pie a pocos metros de ella, un joven del porte de sus hermanos
Pero pálido como leche
Sus ojos eran oscuros como la noche, en su frente se marcaban un par de venas
Pero su boca, de su boca afloraba un par de ostentosos colmillos que la desestabilizaron
Aquella imagen era sobrehumana
El espeluznante ser se acercó a ella lenta y sigilosamente
Pero ella no retrocedió, no se movió, no mostró ninguna expresión visible
Se acercó hasta la altura de sus ojos, pero ella no lo miraba
¿Qué estaba observando?
Observaba sus sucios y ensangrentados colmillos
No sentía miedo, no lucía como miedo, ella no olía a miedo
Era curiosidad, le empedernida chiquilla estaba deslumbrada con aquellas armas depredadoras
Los miraba implacablemente
Pero si estaban cubiertos de sangre, la sangre de sus seres amados
¿Qué clase de persona era esta jovencita?- se preguntó el monstruo
O era demasiado arrogante o era demasiado ingenua
Estaba cautivada...

La tomó con su enorme mano por el cuello, casi pudo cubrirlo por completo
La derrumbó contra el piso>
Ella quedó sentada indefensa sobando el golpe de su brazo
Y casi imperceptible el abominable ser se abalanzó sobre ella
Pero ella difícilmente se movió, no había síntoma de alteración alguna
Su rostro estaba a un par de centímetros del de ella
Sus ojos azules, su pequeña y rosada boca, sus mejillas coloradas
¿Debía haber algo malo con esta niña?
De repente, sin que él lo previera, la vio alzar su mano
Ella tocó sus colmillos delicadamente, los miraba, los examinaba
Estaba como hechizada por ellos
¿Acaso había perdido la cordura?
Estaba su boca, su mentón sus manos y especialmente sus colmillos, cubiertos de sangre
La sangre de su familia
Los colmillo cuyo filo él había utilizado para desentrañar a sus padres
Para mutilar a sus hermanos
Mara arrebatarles la vida
-y Estos… ¿Qué son?- preguntó con un voz delgada y angelical
Él se irritó, se indignó, ya estaba bastante grandecita para entenderlo
¿Acaso no era evidente o estaba jugando con él?
Tomó su mentón con fuerza y alzó su pequeño rostro
Obligándola a verlo a los ojos
Ella lo observó atónita
Los ojos negros y profundos, como un par de infinitos hoyos de maldad
Parecía que no tenían fondo…
Retrocedió en el suelo como pudo
-¿vas a lastimarme?- preguntó con voz temblorosa
No pudo evitarlo, se estremeció, tenía la respiración entrecortada
Y él por fin lo notó, las primeras muestras de miedo
Ahora no solo era bella, apetitosa, ahora tenía ese olor que él tanto quería
El olor del terror

Y ahora sí sintió el llamado de su instinto bestial
La apretó destempladamente contra su pecho
Sus tajantes y expertos colmillos perforaron su piel como si fuera papel
Se abrió paso en su cuello con voraz apetito
Como el animal que lleva semanas sin comer ni beber
La encontraba dulce y exquisita
Ella no pudo hacer nada
Apretó su camisa con una mano como si eso ayudara a apaciguar el dolor
Ni siquiera pudo moverse
Tal vez emitió algún gemido, pero él no pudo escucharlo
Cuando por fin se despegó de ella, la salvaje sanguijuela la sostuvo entre sus brazos

Tendida con sus largos rizos dorados, su delicada piel de porcelana
Su adorable vestido de flores que descubría el esplendor de su silueta de mujer
¿Cuantos años podría tener?, no tantos como él, que llevaba siglos acechando humanos
Cuanta belleza adornada ahora con un intenso rojo de vino
La sangre hacía juego con ella
¿Pero que era esto? Ella que respiraba débilmente aún lo observaba fijamente
Derramaba un par de lágrimas pero no se movía
Suspiraba de vez en cuando pero no emitía mayor ruido
Observó sus largas y blancas piernas, sus diminutos pies
Con sus calcetines ahora completamente enrojecidas
Era demasiado bella y llamativa para dejarla morir
Su sangre era demasiado dulce para convertirla en un monstruo como el
No sabía que hacer
Limpió su rostro con tersura
Limpió sus lágrimas como a aquello que empaña una piedra preciosa
Ahora él era quien la admiraba con detenimiento
Ahora, él estaba cautivado...



Informe General De La Fiscalía
Bogotá D.C 04 De Octubre De 1980

Lugar: Casa Finca Los Rosales, Noroeste de la ciudad

Descripción: Alrededor de las seis de la mañana (6:00 Am), Cuatro policías llegan al condominio privado “Casa Finca Los Rosales” por aviso de uno de los vigilantes del lugar, hay tres (3) trabajadores más de turno, que se encontraban hasta la entrada de la finca y en las caballerizas, ninguno escuchó nada. En la sala de la casa se encuentran cuatro (4) cadáveres, una mujer y un hombre al pie de las escaleras con mordeduras de alguna especie de animal en cuellos y abdomen, signos de golpiza a lo largo del cuerpo y fracturas en los cráneos. A dos (2) metros de los primeros cadáveres, al lado del comedor se encuentran dos (2) cadáveres más, ambos hombres, con signos mutilación y tortura. Todos los cuerpos fueron hallados sin sangre y los intestinos parcialmente consumidos. La hora del descenso se calcula alrededor de las tres de la mañana (3:00Am). Hay huellas de pisadas y de los cuerpos entre la sangre, se presume que varios de ellos fueron arrastrados de un lugar a otro. No hay signos de entrada forzosa en ninguna puerta ni ventana.

Identificación de Occisos:

●José Francisco Rosales Mendosa: Hombre, 50 años, [Cadáver No1]
●María Eugenia Torres Vélez: Mujer 45 años, [Cadáver No2]
●José Francisco Rosales Torres: Hombre, 25 años, [Cadáver No3]
●Luis Francisco Rosales Torres: Hombre, 20 años, [Cadáver No4]
●Isabel Rosales Torres: Mujer, 15 años, [Desaparecida]

La prensa informó sobre el ataque de un supuesto animal a una familia adinerada que pasaba un fin de semana en su finca de paso a las afueras de Bogotá, los lugareños lo describen como “la bestia” mitad monstruo mitad humano, algunos aseguran haberlo visto rondando en los montes aledaños desde noches anteriores.

(Para obtener los detalles ver archivo completo)
República De Colombia
1980.

1 comentario:

No te vayas sin comentar :)